México no debe acostumbrarse a vivir con miedo; construir la paz es tarea de todos


enero 20, 2020
Los mexicanos vivimos con miedo. Estamos inmersos en una ola de violencia nunca antes vista y el gobierno no está haciendo lo suficiente para garantizar la paz que nos prometió. La delincuencia está en todos los rincones del país: en el transporte, en los comercios, en la calle, en los cajeros automáticos; prácticamente nadie está a salvo de ser víctima de algún hecho delictivo. De acuerdo con las más recientes cifras sobre percepción de inseguridad en las principales ciudades del país, 7 de cada 10 mexicanos manifestó vivir con temor. Los focos de alarma que reflejan el sentir ciudadano son una importante llamada de atención. Es preocupante que tengamos ciudades como Puebla, Tapachula o Ciudad Juárez, en las que más del 90 por ciento de su población dice sentir miedo. Este resultado es reflejo de una lamentable circunstancia que necesitamos con urgencia reconocer a fin de rectificar: la actual estrategia de seguridad del gobierno no está funcionando. Datos oficiales del Sistema Nacional de Seguridad Pública revelan el drama de la violencia: 95 personas son asesinadas en promedio cada día, cuatro son víctimas de secuestro, 27 choferes son despojados diariamente con violencia de su mercancía y sus camiones, y cada 24 horas 150 negocios son asaltados a mano armada.
De acuerdo con cifras de #DataCoparmex, cerca del 65 por ciento de los socios de la Confederación reportaron haber sido víctima de algún delito en el último año; este dato representa un incremento del 11 puntos porcentuales con respecto a 2018. El hampa está desatada y esta ola de inseguridad está generando un fuerte impacto en la confianza, en la inversión y en el consumo es decir en el dinamismo de la economía. Por más de un año, el Presidente López Obrador, además de contar con el respaldo de la sociedad y de las instituciones, ha dispuesto de los mecanismos que el mismo gobierno diseñó para hacer frente a la inseguridad; el ejemplo más claro fue la creación de la Guardia Nacional con 74 mil elementos desplegados en 150 regiones del país. Desde Coparmex, coincidimos y celebramos su creación. Sin embargo, los resultados siguen sin llegar. Primero, el gobierno pidió un plazo de seis meses, y después de un año. Sin duda, la realidad en la que vivimos muestra que la implementación de una estrategia efectiva para combatir la inseguridad sigue siendo una asignatura pendiente. Esto se confirma con algunas expectativas más pesimistas de la ciudadanía. Hoy, 3 de cada 10 mexicanos consideran que la delincuencia va a empeorar, mientras que hace un año sólo 2 de cada 10 lo creían.
Además, manifiestan tener poca confianza en las autoridades encargadas de brindar protección. El 59 por ciento cree que la policía municipal es poco o nada efectiva, la mitad de la población dice lo mismo sobre las policías estatales y el 34 por ciento duda de la capacidad de las fuerzas federales. Esto muestra que el reto se agrava conforme nos adentramos al ámbito local.
Ante este panorama, cuando lo que está bajo amenaza es la vida y el patrimonio de las personas, los pretextos y justificaciones sobran. Lo que se requiere con urgencia es un replanteamiento de la estrategia y un giro de timón inmediato. Desde Coparmex presentamos cuatro propuestas para hacer frente a la inseguridad y a la violecia:
Primera: Mejores policías. Queremos una policía profesional y capacitada, que esté cerca de las personas en sus comunidades, y que les proporcione seguridad y tranquilidad combatiendo a la delincuencia eficazmente.
Es necesario apostar por una verdadera formación y profesionalización de los elementos. Más aún, debemos de cuidar su dignificación y su remuneración, así como asegurarnos de la debida pensión a las familias de quienes sufren el menoscabo de su salud o pierdan la vida en cumplimiento del deber. Lo merecen al arriesgar su integridad física por los ciudadanos.
Segunda: Prevenir delito.
Esta es una de las vertientes de la seguridad pública que combate la delincuencia en aras de salvaguardar la integridad y derechos de las personas, así como preservar el orden y la paz social. En Coparmex, proponemos la creación de un consejo bipartita con mecanismos de revisión en programas de prevención. El consejo se deberá de encargar que exista una monitoreo de programas de prevención del delito, de implementar un sistema de evaluación de presupuesto en materia de seguridad pública y de crear programas de fortalecimiento del tejido social con perspectiva de género.
Tercera: Garantizar el Estado de Derecho. Es indudable que la paz social y la gobernabilidad de un estado dependen de un Sistema de Justicia eficiente, capacitado, y competente para ofrecer soluciones y respetar a cabalidad la aplicación del Estado de Derecho. La procuración de justicia se entiende como la actividad que realiza el Estado para garantizar el cumplimiento del marco legal y el respeto a los derechos de los ciudadanos mediante la investigación de los delitos y el ejercicio de la acción penal. Debemos de aplicar con mayor rigor la ley sin cálculos políticos que paralizan la acción. Se requiere abandonar la cobardía en la toma de decisiones, evento como el llamada culiacanazo no pueden aceptarse una sola vez más en México.
Cuarta: Colaboración institucional.
En Coparmex estamos listos para trabajar de manera coordinada con el gobierno a través de nuestros 65 Centros Empresariales en el país, con la finalidad de fortalecer las acciones que nos permitan acercarnos a la meta mutua de construir un México en paz. Nos comprometemos a participar en las mesas de seguridad que sesionan en las entidades federativas a través de nuestras 48 comisiones locales de Seguridad, así como generar estrategias coordinadas entre el sector empresarial y las instituciones de seguridad pública para contrarrestar el robo a transporte de carga y mercancías. Proponemos, además, establecer un mecanismo de intercambio de información estadística entre la Coparmex y la Secretaría de Seguridad Ciudadana sobre incidencias que afecten al sector, así como generar enlaces con los responsables sectoriales de la Guardia Nacional con la finalidad de contar con una cercanía institucional de auxilio. En Coparmex creemos que fortalecer las acciones que contribuyan a la paz y tranquilidad de los mexicanos debe ser tarea de todos. Exigimos que el gobierno asuma la principal tarea que tiene el Estado: brindar condiciones de seguridad. Los empresarios estamos listos para colaborar en esta meta común. Muchas Gracias